sábado, 8 de marzo de 2008

Uribe Brillante! (por Mabel)

En vista de que yo estoy en una especie de huelga para escribir, Claribel nos manda este nuevo post:

Uribe: brillante en la cumbre de río. Correa: el mayor ridículo del año
Definitivamente -y muy a pesar debido a la poca o mejor dicho nula simpatía que siento hacia el presidente Uribe- tengo que aceptar que su comportamiento en la cumbre de río celebrada en la ciudad de Santo Domingo este siete de marzo del 2008 fue sencillamente brillante y nos cayó la boca a muchos de los que lo consideramos un “culito bajito”

Primero porque demostró su astucia y diplomacia al aprovechar esta reunión de jefes de estado para ridicularizar al presidente Correa: primero porque reconoció el error cometido por Colombia al violar el territorio ecuatoriano -y todo el que empieza con humildad tiene muchas oportunidades de ganar- pero también fue lo suficientemente fuerte y contundente para dejarle bien claro a los países latinoamericanos que Colombia no está dispuesta a dejarse amedentrar por la presión internacional y que no está dispuesta a caer en provocaciones de populistas demagogos cuya única función, es tratar de ocultar el hambre de sus gobiernos con la guerra.

Me gustaría dejar claro, que ésta (ya superada situación de tensión andina) comienza, no porque la república de Ecuador se indignara a primera vista ante los hechos, sino porque el presidente Chávez –que pierde el control de sus actos cuando esta al frente de un micrófono y una cámara- le declara la guerra a Colombia sin tener ninguna razón bélica seria y entonces Correa se sintió crecido, apoyado, enardecido, y como llegó al poder a punta de demagogia, de altanerismo y de creerse mejor que los demás, sintió la necesidad de sacar a relucir su lado rebelde sintiéndose más ofendido de lo que debía, porque fue tan estúpido que creyó que Chávez estaba hablando en serio, ¡Ja, ja, ja! Permítame reírme señor Correa.

Me dio muchísimo gusto que el presidente Uribe le bajara los humos a Correa cuando empezó su discursito barato como un cínico y malcriado “Primero presidente Leonel le advierto que tenga mucho cuidado que si el presidente Uribe sospecha que hay otro Raúl Reyes en Santo Domingo viene y lo bombardea” y Uribe lo ubicó en el marco de lo que debe ser un estadista respondiéndole: “Procederemos a capturarlo a través de la colaboración del gobierno dominicano y su policía” y luego le advirtió: “No me aplique el cinismo que tienen los nostálgicos del comunismo, no me aplique ese cinismo con el que engañan a sus pueblos” Entonces tuvo que intervenir el moderador de la cumbre el presidente Leonel Fernández y después de su intervención a Correa le quedo bastante claro que Latinoamérica no es un patio de vecindad en donde los problemas se resuelven con acusaciones de niños e ironías estúpidas, sino con medidas diplomáticas, que dejen atrás la arrogancia y la jactancia personal en busca de objetivos comunes, como lo fue el abrazo o apretón de manos que le propinó posteriormente Uribe a Correa.

Chávez por su parte, reposaba feliz desde una esquina comiéndose un caramelito, y cuando vio que todos se abrazaban se sumó masiva y efusivamente al “abrazo familiar” queriendo ¡como siempre! Captar la atención de los flashes y así de un momento a otro se le olvidó su política de defensa preventiva y sus diez tanquetas militares en la frontera y todos los demás delirios que cometió el pasado Domingo, víctima de su crisis eterna.

Pobrecito el señor Correa, que se creyó las palabras de Hugo Chávez y salió de su país a hacer el más grande ridículo que presidente alguno haya hecho en la historia, mientras que el presidente Nicaragüense Daniel Ortega; que se puso del lado de su becario Chávez, se vio obligado a volver hacia atrás y mandar a su embajador en Colombia de regreso a sus funciones, entonces el presidente Uribe cerró con broche de oro su brillantez diciéndole a Ortega: “No se le vaya olvidar pagarle el pasaje de vuelta a su embajador” burlándose justificadamente de la estupidez de Ortega, el guerrillero que ahora hace campaña con una bandera rosada y sustituyó la frase "luchamos contra el yankee, enemigo de la humanidad" por la consigna pacifista "Dale una oportunidad a la paz".
¿Entonces quien es el ganador del conflicto y quienes pierden?
El gran ganador es el presidente Uribe que se comportó como un estadista y logró en cuestión de horas, evitar una guerra en su país- o al menos que el conflicto se alargara-. Le cortó todas las patas a la violencia, sin tener que arrastrarse ante el continente y sin necesidad de arrastrar el orgullo y la dignidad de Colombia.
El gran perdedor es Correa, que cayó por inocente y por arrogante y tuvo que disculparse de su malcriadéz y ahora le va a tocar llegar a su país con la frente baja y con el “Loser” pintado en la frente.
Chávez no pierde nada, porque las locuras y los irrespetos que él comete, lo paga es el bolsillo del venezolano y como ya todos lo consideramos un demente entonces nadie le hace caso a lo que dice. Lo mismo Danielito Ortega, está tan acostumbrado a hacer el ridículo que ¿Qué es una raya más para un trigo?
Y por último, pierde los Estados Unidos de Norteamérica, que adictos a la guerra y a la sangre, ven frustrados sus planes de mandarnos a una guerra entre países hermanos complaciendo así su insaciable sentido bélico.

Así que lo felicito Uribe, no desmaye y duro contra las FARC.

2 comentarios:

Luis dijo...

Me pareció que el final de la cumbre fue una super payasada. No entiendo como estos señores se gastan el dinero de sus pueblos en un conflicto que lo que parecía era una pelea de preescolar. Igualmente creo que Uribe salió ganando y ha demostrado ser el único presidente inteligente (de los tres involucrados). Mató a Reyes, Bombardeó Ecuador, Ignoró a Chavez y ya solucionó la crisis con ambos paises y hasta se dieron besitos. El Presidente de Colombia demostró (Y OJALÁ CHAVEZ SE DÉ CUENTA) que la diplomacia y el control de las palabras conducen al éxito.

adrian dijo...

siempre habia admirado al presidente uribe, por su gran orientación diplomática, y tambien sabiendo hacer un equilibrio entre diplomasia y resolver problemas con respecto a las guerrillas, farc y eln...

lo veo asi como un gato, por que siempre cae parado, salio con la frente en alto, y dejo en claro que los primeros que dijeron "guerra" fueron chavez y ortega...

no cayó bajamente en las estupideces dadas en esa reunion ni en todas las que durante tanto tiempo han salido de la boca de chavez y sus lacallos...