sábado, 3 de mayo de 2008

Lo ordinario de un día no tan ordinario

Entendemos lo ordinario de la vida, bueno, me explico, al referirme a lo ordinario no estaría hablando de aquellas cosas comunes (que CANTV ni sus derivados sirvan, por ejemplo…) sino de aquellos momentos en los cuales algo nos parece grotesco o sin sentido.

Dolores Matutinos
Mi clase de Educ. Física es muy común, tiene un profesor con acento argentino, tiene una manada de gente común, todos tienden a hacer su mayor esfuerzo en cuanto a llenarse de tierra se refiere, y hacer los ejercicios de manera adecuada.

Yo soy el rezagado, aquel que no comparte el gusto “deportivo” con absolutamente nadie, es quizá mi forma de ser terco y no seguir a una multitud que se sienta a ver: como un grupo de tipos se pelean por un balón, como un grupo de barrigones cerveceros quieren jugar con una pelota y un bate, por nombrar sólo dos ejemplos que me aburren al ver un canal deportivo…

La clase de Educ. Física, a menudo se convierte en lo que el venezolano llama una “mamadera de gallo”; acá se burlan del tipo que gime a cada rato, del que hace comentarios nada machos, o incluso de los “terribles piropos” que nos mostró el profesor de Lenguaje: “flaca tírame un hueso!”, “Eso si ta goldo y batatúo!”. De cualquier forma, el dolor de muslo que me dejó manejar un Palio en “descomposición” (fino pa la basura), hizo que correr se hiciera mas tedioso que de costumbre… Uno de aquellos ejercicios hizo que se acentuara el odioso dolor, fue allí cuando solté un gran quejido (que se asemejó al sonido que produce un burro) al que el profesor pregunta: ¿Que pasó? Yo respondo desde lejos: ¡Me dolió! ….. Pues, he aquí el que faltaba por un “chinazo”…

Hablar de “mocos” es…
Mi sobrina le encanta molestarme, (¿que puedo esperar de alguien que aún diciendole que “ecosport” (alias: plástico rodante) no era mio, le llenó la pintura con crema pastelera?), es por ello que la mayoría de veces prefiero no invitarle a salir. Por la tarde, salimos con mi hermano, la niña en pleno carro empezó a decir que tenía un moco, todo el mundo tiene que enterarse (y gracias a Dios que puedo bloquear los vidrios traseros) que se está “sacando un moco” y luego siente el gran deber de pegárselo a alguien en la ropa…

Cerezas, Papitas y Arepas
Nini se queja del nombre de la “familia adoptada”, yo salgo a la defensa de que un nombre peor sería “niños huérfanos” (¿quién sería Peter Pan?), al bajar el sol nos dirigimos a casa de Isaac (al que llamamos Isa) donde terminamos viendo películas de una gente que baila y todo aquello, normal, no me afincaré en el cuento de Ruth, el cual desencadenó otro regaño por allí.

¿Qué hay cuando un vendedor de panadería te toca una tetilla y luego se disculpa por haberte confundido con un “pana” de su edificio? No se, pero a mi no me gustó el asunto y me fui.

Isa comió o no comió Arepas?
Vane se comió una arepa sin relleno?
A Yeison le cayó un trikitraki?
Las Gimnastas se echan pega en las nalgas!!!?

Yo estoy seguro de que:
Josué pidió ser el próximo mediador de regaños…


Recuerdo Ordinario a mi Padre:
Canción Insinuada: “¿que será lo que quiere el negro?”
Respuesta sutil de mi padre: El Negro lo que quiere es C*l# Culo

2 comentarios:

NithA dijo...

Holaaa corazon, me encanta ese comentario com siempre... aun insisto en que no me gusta el nombre de familia adopatada. sin embargo sea lo que sea los adoro y es nas de las cosas que aprecio en mi vida. te falto relatar que por comer tantas ciruelas tuve un pequeño inconveniente con el baño XD jajajajaja.. bueno un beso, Te Adoro Muchote!

Jose Simons dijo...

hahahahahahaha NO TE CREOO que tu papa diga esoo!!! my dad Tooo
OMFPH!!!! hehehehe WOw... ya este es uno de varios blog que me han cambiado el Dia !!! Congrats !!!!